<br>Ya se puede ver la revista El_Espejo en formato digital: Bankinter y la justicia...

NUEVA REVISTA EL_ESPEJO

Ya se puede ver la revista El_Espejo en formato digital: Bankinter y la justicia...

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Necesitamos que aceptes nuestra política de cookies

 

 

 

Derechos laborales

El Espejo.es Nº 131 Junio 2021

  1. Portada Revista Nº 131
  2. Bankinter Y La Justicia
  3. Nueva Consejera Independiente
  4. Corresponsabilidad ¡qué Avance!
  5. Así Nos Cuida Bankinter
  6. Teletrabajo Y Pvd
  7. Por Alusiones: Que Te Den A Ti
  8. Por Alusiones: "tu Bankinter" 0 - Ccoo 1
  9. ¿Crees Que Existirá Tu Puesto De Trabajo En 10 Años?
  10. Planes Individuales De Formación
  11. Hablemos De... Empatía O Empatías
  12. Lo Más Visto En 2020
  13. Llega La Jornada De Verano A La Banca
  14. Bankinter, Tenemos La Solución...
  15. Valor
  16. Otra Vez X
  17. Ganar Batallas. Perder La Guerra
  18. Compra Tu Participación Del Ccooponazo
  19. Sudoku
  20. 1 Rue De San Pedro

REVISTA EL_ESPEJO: ¿Crees que existirá tu puesto de trabajo en 10 años? - Servicios CCOO. Grupo Bankinter

¿Crees que existirá tu puesto de trabajo en 10 años?

Miguel Á. Sánchez-Izquierdo

“¿Seguirás en Bankinter en 10 años?” En 2017, el 73% de los compañeros respondieron que sí (aunque un 30% afirmara que estaba dispuesto a cambiar). Hoy, la pregunta ya es otra: ¿Crees que existirá tu puesto de trabajo en 10 años?

El sector financiero ha perdido entre 2008 y 2020 más de 100.000 empleos netos, lo que representa un 36,80% de trabajadores menos, y el número de oficinas se ha reducido casi un 50% (48,20% según BdE).

Crisis financiera, fusiones, “nuevo” modelo de negocio y digitalización convergen detrás de estos datos. Ninguna de estas grandes razones ha desaparecido realmente, aunque las hayamos llamado de otras formas.

Las crisis económicas son una constante que se repite con más o menos intensidad en la historia del capitalismo y que se acelera en los periodos de mayor desregulación. La economía de mercado, como un adolescente que creció sin normas, tiende a emborracharse y provocar destrozos a su alrededor simplemente porque puede hacerlo. La factura de estos destrozos suelen pagarla lo que Petros Márkaris denomina “Ejercito Nacional de Idiotas” (en “La hora de los hipócritas”) que estaría integrado por la gente de ingresos medios y bajos, es decir, lo que en terminología clásica llamaríamos clase trabajadora pero que, en esta época de hiperconsumo, ha sido renombrada como clase media para intentar describir su capacidad de compra y dotarla de un aspecto aspiracional que suspenda un ejercicio de autodefensa intelectual de la realidad vivida. Una radiografía del “Ejercito Nacional de Idiotas” nos dice que, con datos de 2018 (es decir, pre-Covid), en España, la tasa de pobreza severa estaba en el 9,2% (ingresos por debajo de 493€ en un hogar de una persona) mientras que la tasa de pobreza relativa era del 21,50% (ingresos inferiores a 739€ en un hogar de una sola persona o de 1.552€ en un hogar con dos adultos y dos niños). (ver noticia). Si miramos a la clase media, desde el año 2000 el porcentaje de gente que se incluye ha descendido del 66% al 58% (sumando la franja alta y la baja). La clase media ha vuelto a niveles de los años 90. (ver noticia). Toda crisis es una oportunidad nos repitieron hasta el hartazgo. Y tuvieron razón: en la anterior crisis, los españoles más ricos pasaron de acumular el 44% de la riqueza de los hogares españoles en 2008 al 53% en 2014. (ver noticia).

Las fusiones bancarias son algo tan cotidiano que en breve dejarán de ser noticia salvo por dos aspectos que siempre traerán aparejados y que representan la sociedad desigual que hemos creado: por un lado, las pérdidas de empleo masivo y, por otro, los sueldos injustificados de los directivos (ver noticia).  Este año 2021 la fusión entre Bankia y CaixaBank puede suponer la salida de más de 8.000 trabajadores, otros 3.800 en BBVA, ... Y estas fusiones todavía juegan en un ámbito local que podríamos considerar como una fase inicial ya que el capital nunca ha tenido muy claro el significado de la ficción jurídica de frontera. Además, y por si fuera poco, estas fusiones tendrán entre sus participes a entidades no financieras con un peso global igual o superior a las financieras. Las empresas tecnológicas o de telecomunicación se están posicionando como competidores en el mercado financiero. (ver noticia 1 y noticia 2). El modelo de negocio seguirá evolucionando: menos empleados y más tecnología. Bizum puede dar una pista de por dónde irá el futuro: solo cuenta con 7 empleados (aunque cuenta con la cobertura de la “banca clásica”). (ver noticia).

La digitalización es un proceso imparable que hará que muchos de los actuales puestos en un futuro próximo (5 o 10 años) no existan. Robots haciendo tareas simples son solo un primer paso que estamos viviendo ya en servicios centrales. Las tareas más complejas serán realizadas por inteligencia artificial. Como siempre, los empleados de base serán los primeros en salir (después de muchos de los subcontratados) pero luego irán desfilando mandos infra-intermedios e intermedios. Nadie estará a salvo, salvo los que siempre están a salvo aunque su trabajo también pueda hacerlo un algoritmo. Estos procesos de digitalización son imparables en la banca pero también en muchos otros sectores. La Edad de Piedra no se abandonó porque se acabaran las piedras sino porque se encontró algo más “eficiente” (en términos actuales). La OCDE señaló que más del 20% de los empleos en España serán realizados por robots o máquinas, siendo uno de los países con más empleos en riesgo de ser automatizados. (ver noticia). Los trabajadores podemos jugar a ser luditas del siglo XXI pero no tendremos un resultado diferente. Ellos no lograron frenar la Revolución Industrial. Nosotros tampoco frenaremos esta. Además, la espada de Damocles también pesa sobre las empresas ya que aquellas que no se suban o lo hagan tarde y sean incapaces de liderar estos procesos, simplemente, desaparecerán porque de ellos dependerá en gran medida su rentabilidad futura.

Escucharás que se crearán otros puestos de trabajo. No te estarán mintiendo. Aunque la pregunta es si esos puestos de trabajo serán para los mismos trabajadores que perdieron los que ya no existirán. La persona que vendía billetes en el metro no es el mismo que fabrica las máquinas que los venden hoy que, probablemente, se fabrique a cientos de miles de kilómetros de la estación en la que compras el billete. ¿Qué sucederá con todos esos trabajadores? ¿Es posible que vayan directamente a colas del hambre? ¿Generaremos un modelo social en el que trabajar no sea la única vía para sobrevivir? ¿Renta básica universal e incondicionada? ¿Reparto del trabajo existente: semanas laborales de 3 o 4 días; jornadas de menos horas? Cómo afrontar esta situación debería ser una pregunta que nuestros políticos deberían estar contestando en lugar de jugar a ser estrellas pop de frases demagógicas en busca de viralizar contenidos sin contenido real (muchos de ellos parecen incapaces de realizar discursos coherentes mas allá del insulto o el menosprecio). Menos ruido, más reflexión. Menos emoción enlatada, más realidades diarias.

Si crees que este futuro alarmista-post-apocalíptico que te planteo terminará llegando (lo hará pero quizá tarde un poco), la pregunta parece clara ¿qué puedes hacer tú por ti mismo? En mi opinión tres opciones son las que se abren para los trabajadores:

  1. Mirar a otro lado y esperar que esto no te pille. Si en tu horizonte cercano está la jubilación y crees que eso puede salvarte de este futuro distópico te recomiendo que revises cómo se pagan las pensiones actualmente.
  2. Esperar a que otros te lo arreglen (Gobierno u oposición - empresa o sindicato). Lo bueno de esta opción es que, si ellos no logran el objetivo, tú tendrás un culpable. No será una solución para ti pero podrás consolarte.
  3. Serenidad, aceptar que todo cambia y prepararte para ser el cambio que tú quieres. Si crees que esta opción es la buena es muy probable que te interese leer lo que te contamos sobre P.I.F. en el siguiente artículo.

No es el futuro que nos prometieron pero siempre podremos intentar generar una alternativa viable.

Título: REVISTA EL_ESPEJO: ¿Crees que existirá tu puesto de trabajo en 10 años?

Opina sobre esta intervención: Tu mensaje se verá a pie de la misma.

Es el nombre que aparecerá firmando tu mensaje

Para opinar en nuestra web necesitamos saber que eres tú, solo utilizamos el usuario para darte acceso, no aparecerá en ningún otro sitio.

Puedes escribir caracteres.

Marca este campo si quieres que te avisemos cuando alguien conteste a tu intervención

 

OPINIONES REALIZADAS (1)

Opinión de anónimo (02-06-2021)

Buenos días,
En unos 5-10 años como comento a los compañeros de la oficina el puesto de caja va a desaparecer y será como mucho una pequeña oficina con dos mesas y el resto de compañeros a patear la calle para captar con el portátil y la tableta.
Respecto de las máquinas abría que regularlo, y obligar a que la máquina page al menos la seguridad social que paga el empleado, un mal menor obvio, pero a lo mejor una mínima renta básica se podría obtener.
y lo que se comenta respecto de otra forma de ingresos, puede venir regulando también la ley de protección de datos y que me repercuta a mi bolsillo que mis datos se los vendan las empresas, que hacen negocio y a mi no me llega, o se reparte el pastel o el pastel debería de ir al suelo.
un saludo

 


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _