Liberbank protege a sus trabajadores de contraer la Covid-19 de esta manera...

ASÍ CUIDA LIBERBANK A SUS TRABAJADORES
Liberbank protege a sus trabajadores de contraer la Covid-19 de esta manera...

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Necesitamos que aceptes nuestra política de cookies

 

 

 

Derechos laborales

El Espejo.es Nº 131 Junio 2021

  1. Portada Revista Nº 131
  2. Bankinter Y La Justicia
  3. Nueva Consejera Independiente
  4. Corresponsabilidad ¡qué Avance!
  5. Así Nos Cuida Bankinter
  6. Teletrabajo Y Pvd
  7. Por Alusiones: Que Te Den A Ti
  8. Por Alusiones: "tu Bankinter" 0 - Ccoo 1
  9. ¿Crees Que Existirá Tu Puesto De Trabajo En 10 Años?
  10. Planes Individuales De Formación
  11. Hablemos De... Empatía O Empatías
  12. Lo Más Visto En 2020
  13. Llega La Jornada De Verano A La Banca
  14. Bankinter, Tenemos La Solución...
  15. Valor
  16. Otra Vez X
  17. Ganar Batallas. Perder La Guerra
  18. Compra Tu Participación Del Ccooponazo
  19. Sudoku
  20. 1 Rue De San Pedro

REVISTA EL_ESPEJO: Valor - Servicios CCOO. Grupo Bankinter

ESPECIAL bankinter

Valor

Miguel Ángel Martínez

Siempre me ha llamado la atención cómo en ciertos deportes individuales el protagonista realiza menciones globales. Sin embargo, que el Indurain o Fernando Alonso de turno utilicen la primera persona del plural para describir la etapa o la carrera realizada tiene su explicación. Nadie pedalea por el ciclista, pero este sabe que depende de sus gregarios para intentar contrarrestar el tiempo perdido frente a unos escapados en un abanico; y únicamente la habilidad del piloto consigue arañar milésimas de segundo en una curva, pero tiene muy presente que una tuerca mal apretada por un simple mecánico en un cambio de ruedas, puede echar al traste con sus ambiciones de victoria.

Hace ya unas cuantas semanas se publicó en la Intranet la creación de la Oficina a Distancia. Entre la retahíla de maravillosas prestaciones que aporta se encuentra la “importante liberación de tiempo para la red comercial en tareas que son de bajo valor añadido”. Bajo valor añadido... ¿de qué me suena?...¡ya!... Mi mente retrocedió en el pasado recordando cómo cierto director de organización, el cual aludiendo al valor, pero desde el punto de vista de su creación, dividía a la plantilla en dos grupos: Los empleados que aportan riqueza a la Entidad por un lado (léase comerciales), y aquellos empleados que no la aportan (administrativos/operativos).

A mi modo de ver, manifestaciones como esta serían más propias de un cantamañanas o de alguien que no distingue entre gestionar personas y vender zapatos. Lo malo es cuando no es así y emanan de alguien de dentro del Banco; y peor aún es cuando se aplica esta especie de “apartheid” laboral, dado que puede producirse una amortización salvaje de puestos administrativos u operativos, pues hay que eliminar todo el lastre posible. Y casos tenemos ¿verdad?

Llegados a este punto hay que determinar a qué nos referimos al hablar de la creación de valor, y esta tiene que ver con la capacidad de generar riqueza por medio de una actividad económica. Y de la misma manera que a Roma no se llega por un único camino, tampoco es única la manera de crear valor.

La función de un comercial (y por tanto su forma de crear valor), es traer negocio al Banco, ya sea captando nuevos clientes o aumentado el arraigo de los ya existentes con nuevos productos o inversiones. Pero a partir de ahí, la labor del administrativo resulta crucial para que la riqueza atraída no solo se mantenga, sino que siga produciendo o aumentando. Por ello, aun aceptando con pinzas que esta área no genera valor, lo que sí puede es hacer que el Banco lo pierda, y además en cantidades industriales. Un gestor comercial capta o arraiga más a un cliente consiguiendo que este nos derive la gestión de anticipar facturas o emitir avales. Bravo por él. Pero a partir de ahí, si las remesas no se gestionan con agilidad, o los avales se emiten tarde y mal, ese cliente nos mandará a hacer puñetas, largándose a trabajar con otra entidad.

Imagine querido lector a Bankinter como un coche de Fórmula 1. El área comercial sería el chasis y el área operativa su motor. Podemos tener el mejor chasis, el más aerodinámico y con el diseño más atractivo; pero si el motor es pobre en potencia, tendremos un dos caballos tuneado, no un coche de carreras. Llegaremos a la meta, sí; pero nunca en primer lugar. La clave está en el equilibrio y cuidado de ambos apartados. No sólo en uno, como sucede actualmente.

Y así nos va.

Título: REVISTA EL_ESPEJO: Valor

Opina sobre esta intervención: Tu mensaje se verá a pie de la misma.

Es el nombre que aparecerá firmando tu mensaje

Para opinar en nuestra web necesitamos saber que eres tú, solo utilizamos el usuario para darte acceso, no aparecerá en ningún otro sitio.

Puedes escribir caracteres.

Marca este campo si quieres que te avisemos cuando alguien conteste a tu intervención

 

 


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _