Yo, de mayor, quiero ser... Imagina que puedes elegir volver a preguntarte cómo te gustaría ganarte la vida. Imagina que puedes formarte mientras trabajas para crearte la oportunidad de hacerlo. Esto es posible gracias a los Planes Individuales de Formación (P.I.F.)...

PREPÁRATE PARA EL FUTURO
Yo, de mayor, quiero ser... Imagina que puedes elegir volver a preguntarte cómo te gustaría ganarte la vida. Imagina que puedes formarte mientras trabajas para crearte la oportunidad de hacerlo. Esto es posible gracias a los Planes Individuales de Formación (P.I.F.)...

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Necesitamos que aceptes nuestra política de cookies

 

 

 

Derechos laborales

SECCIÓN FORO

crear nuevo foro  

HORAS NALGA

Foro publicado por Preto Caballero    08-06-2021

Nos ha tocado vivir un punto importante de la historia, de esos que se estudiarán en las clases en el futuro, y quiero pensar que cuando se hable de esta pandemia no se olvide que la solidaridad fue un pilar fundamental para superar esta crisis.
Hay muchos sectores esenciales a los que se les ha concedido el reconocimiento debido, ya no sólo en el ámbito sanitario, sino en otros que han cobrado importancia como son los de la limpieza que ahora vemos que tienen un papel fundamental en nuestro día a día, suministros de bienes de primera necesidad como los trabajadores de supermercados que nos han seguido atendiendo frente a los riesgos, profesores que se han adaptado a nuevas formas de enseñar, etcétera.
Como suele ocurrir, en el sector de la banca no hemos tenido tal reconocimiento, aunque seamos, de hecho, básicos para la recuperación económica.
En estos tiempos de pandemia, hemos abierto nuestras puertas a los clientes todos los días, hemos hecho estudios de riesgos multiplicando nuestro volumen habitual (moratorias según la legislación del gobierno, ICOs, moratorias Bankinter…) y hemos hecho malabares para ayudar en todo lo posible a nuestros clientes, para que puedan superar este parón económico que para muchos ha sido muy difícil, intentando siempre no dejar a nadie en el camino.
Creo que ha sido de los momentos de mayor carga de trabajo hemos soportado en años, pero hay que tener presente, que ayudar a los demás, sobre todo a los que más lo necesitan, es imprescindible y hemos demostrado nuestra gran altura moral.
Y pensando en esa altura moral, en esa responsabilidad con los que peor lo están pasando, y en actuar de la forma correcta para salir todos de la mejor manera posible de esta situación, me he planteado lo que implican las “horas nalgas”.
Antes que nada he de decir que la idea no es propia, que ha surgido de un artículo de la periodista Yuriria Sierra que he leído en un periódico mexicano (cosas que pasan cuando navegas por internet sin rumbo) que adjunto al final del post por si alguno tiene curiosidad.
Tenemos un contrato de trabajo, que establece una jornada de verano reducida, la cual nos permite, además de conciliar y disfrutar de familia y amigos, cambiar la rutina y tener más tiempo para nosotros, y me parece alarmante como la incumplimos.
Dejando de lado el hecho de lo poco ético que me pueda parecer que normalicemos trabajar gratis hasta el punto de que lo extraño y mal visto sea cumplir con nuestro horario… quería sacar algunos números al respecto.
Parece casi generalizado, que el horario hasta las 15h. solo se cumple durante el mes de agosto… aunque sea desde el 23 de mayo hasta el 30 de septiembre.
Suponiendo que sólo el 50% de la plantilla de la red únicamente cumpla el horario de 8-15h en el mes de agosto, salen un total de 75 horas trabajadas ilegalmente por cada empleado al año.
La plantilla de la red de Bankinter se compone de 3.774 empleados (sin contar ETT), lo que sumaría un total de 141.525 horas anuales trabajadas en negro (considerando únicamente que el 50% de los empleados no cumple con su horario).
Esto significa una estafa a la seguridad social por impago de cuotas por un importe aproximado de 1.141.470 € (hay que tener en cuenta que las horas extra, al igual que el resto de horas, se cotizan en base al salario, por lo que según el salario de cada empleado este dato podría variar, pero he usado datos promedio).
La seguridad social es la que sostiene nuestra educación pública, sanidad, pensiones, y que nosotros mismos estamos defraudando con total indiferencia.
Bankinter es una empresa sólida, con buenos resultados, y debe ser, al igual que nosotros, socialmente responsable, y por ello no puede defraudar de esta manera a hacienda, al igual que nosotros tenemos la obligación moral de no perjudicar a quien necesita de nuestra solidaridad en estos momentos.
- No es sólo que deban pagarte las horas extra que dedicas al trabajo (porque te corresponden).
- No es sólo que devalúas el valor de la hora trabajada por un empleado de banca.
- No es sólo que, por esas horas, disminuye el número de empleados contratados.
Estamos empeorando el nivel de vida en España para todos con esta actitud.
No podemos hacernos los ciegos ante esta realidad, estamos defraudando en beneficio de la empresa, y en perjuicio de nuestros mayores a los que se les va reduciendo la pensión, empeorando el nivel educativo de nuestros niños que están en clases cada vez más abarrotadas por la falta de profesores, dejamos a personas incapacitadas que dependen de una pensión al borde del umbral de la pobreza y muchas veces condenando a la familia que no llega a final de mes que necesita de una ayuda alimentaria que cada vez es más precaria…
Debemos cuidar nuestro estado social, y si necesitamos más horas para realizar las labores urgentes e imprescindibles, pedirlas a nuestro supervisor o supervisora, porque existen las vías para autorizarlas, y en caso de que se detecte que es mucho el trabajo que requiere de horas extraordinarias, permitir que se contrate a otra persona, aumentando la plantilla en activo, y favoreciendo la economía que ahora más que nunca lo necesita.
Por ello, creo que todos deberíamos hacer un esfuerzo por eliminar las “horas nalgas”, no acostumbrarnos a cumplir un horario que no nos corresponde porque no hacerlo está “mal visto”, y tener el suficiente valor y asertividad para poder decir con total naturalidad a la persona a la que corresponde en cada caso, que necesitamos hacer horas extra, cuando sea necesario y voluntariamente queramos hacerlas, para que se retribuyan y coticen como es debido, sin faltar a la legalidad y al buen hacer de las personas honradas que formamos parte de esta entidad.
Por ultimo quería recordar una realidad que todos sabemos aunque a veces se nos olvida:
Estar más horas en la oficina, no nos hacen más eficientes.
Copio el enlace: https://www.excelsior.com.mx/opinion/yuriria-sierra/horas-nalga/1310625

Título: HORAS NALGA

Opina sobre esta intervención: Tu mensaje se verá a pie de la misma.

Es el nombre que aparecerá firmando tu mensaje

Para opinar en nuestra web necesitamos saber que eres tú, solo utilizamos el usuario para darte acceso, no aparecerá en ningún otro sitio.

Puedes escribir caracteres.

Marca este campo si quieres que te avisemos cuando alguien conteste a tu intervención

 

OPINIONES REALIZADAS (2)

Opinión de Nuria (09-06-2021)

Me parece una gran reflexión. Perpetuar que ser legal sea mal visto depende únicamente de nuestra actitud.
Yo elijo ser legal, lamentablemente me falta aprender a denunciar con mas contundencia a los ilegales

En contestación a la opinión de Preto Caballero : Nos ha tocado vivir un punto importante de la historia, de esos que se estudiarán en las clases en el futuro, y quiero pensar que cuando se hable de e...

Opinión de Preto Caballero (08-06-2021)

Nos ha tocado vivir un punto importante de la historia, de esos que se estudiarán en las clases en el futuro, y quiero pensar que cuando se hable de esta pandemia no se olvide que la solidaridad fue un pilar fundamental para superar esta crisis.
Hay muchos sectores esenciales a los que se les ha concedido el reconocimiento debido, ya no sólo en el ámbito sanitario, sino en otros que han cobrado importancia como son los de la limpieza que ahora vemos que tienen un papel fundamental en nuestro día a día, suministros de bienes de primera necesidad como los trabajadores de supermercados que nos han seguido atendiendo frente a los riesgos, profesores que se han adaptado a nuevas formas de enseñar, etcétera.
Como suele ocurrir, en el sector de la banca no hemos tenido tal reconocimiento, aunque seamos, de hecho, básicos para la recuperación económica.
En estos tiempos de pandemia, hemos abierto nuestras puertas a los clientes todos los días, hemos hecho estudios de riesgos multiplicando nuestro volumen habitual (moratorias según la legislación del gobierno, ICOs, moratorias Bankinter…) y hemos hecho malabares para ayudar en todo lo posible a nuestros clientes, para que puedan superar este parón económico que para muchos ha sido muy difícil, intentando siempre no dejar a nadie en el camino.
Creo que ha sido de los momentos de mayor carga de trabajo hemos soportado en años, pero hay que tener presente, que ayudar a los demás, sobre todo a los que más lo necesitan, es imprescindible y hemos demostrado nuestra gran altura moral.
Y pensando en esa altura moral, en esa responsabilidad con los que peor lo están pasando, y en actuar de la forma correcta para salir todos de la mejor manera posible de esta situación, me he planteado lo que implican las “horas nalgas”.
Antes que nada he de decir que la idea no es propia, que ha surgido de un artículo de la periodista Yuriria Sierra que he leído en un periódico mexicano (cosas que pasan cuando navegas por internet sin rumbo) que adjunto al final del post por si alguno tiene curiosidad.
Tenemos un contrato de trabajo, que establece una jornada de verano reducida, la cual nos permite, además de conciliar y disfrutar de familia y amigos, cambiar la rutina y tener más tiempo para nosotros, y me parece alarmante como la incumplimos.
Dejando de lado el hecho de lo poco ético que me pueda parecer que normalicemos trabajar gratis hasta el punto de que lo extraño y mal visto sea cumplir con nuestro horario… quería sacar algunos números al respecto.
Parece casi generalizado, que el horario hasta las 15h. solo se cumple durante el mes de agosto… aunque sea desde el 23 de mayo hasta el 30 de septiembre.
Suponiendo que sólo el 50% de la plantilla de la red únicamente cumpla el horario de 8-15h en el mes de agosto, salen un total de 75 horas trabajadas ilegalmente por cada empleado al año.
La plantilla de la red de Bankinter se compone de 3.774 empleados (sin contar ETT), lo que sumaría un total de 141.525 horas anuales trabajadas en negro (considerando únicamente que el 50% de los empleados no cumple con su horario).
Esto significa una estafa a la seguridad social por impago de cuotas por un importe aproximado de 1.141.470 € (hay que tener en cuenta que las horas extra, al igual que el resto de horas, se cotizan en base al salario, por lo que según el salario de cada empleado este dato podría variar, pero he usado datos promedio).
La seguridad social es la que sostiene nuestra educación pública, sanidad, pensiones, y que nosotros mismos estamos defraudando con total indiferencia.
Bankinter es una empresa sólida, con buenos resultados, y debe ser, al igual que nosotros, socialmente responsable, y por ello no puede defraudar de esta manera a hacienda, al igual que nosotros tenemos la obligación moral de no perjudicar a quien necesita de nuestra solidaridad en estos momentos.
- No es sólo que deban pagarte las horas extra que dedicas al trabajo (porque te corresponden).
- No es sólo que devalúas el valor de la hora trabajada por un empleado de banca.
- No es sólo que, por esas horas, disminuye el número de empleados contratados.
Estamos empeorando el nivel de vida en España para todos con esta actitud.
No podemos hacernos los ciegos ante esta realidad, estamos defraudando en beneficio de la empresa, y en perjuicio de nuestros mayores a los que se les va reduciendo la pensión, empeorando el nivel educativo de nuestros niños que están en clases cada vez más abarrotadas por la falta de profesores, dejamos a personas incapacitadas que dependen de una pensión al borde del umbral de la pobreza y muchas veces condenando a la familia que no llega a final de mes que necesita de una ayuda alimentaria que cada vez es más precaria…
Debemos cuidar nuestro estado social, y si necesitamos más horas para realizar las labores urgentes e imprescindibles, pedirlas a nuestro supervisor o supervisora, porque existen las vías para autorizarlas, y en caso de que se detecte que es mucho el trabajo que requiere de horas extraordinarias, permitir que se contrate a otra persona, aumentando la plantilla en activo, y favoreciendo la economía que ahora más que nunca lo necesita.
Por ello, creo que todos deberíamos hacer un esfuerzo por eliminar las “horas nalgas”, no acostumbrarnos a cumplir un horario que no nos corresponde porque no hacerlo está “mal visto”, y tener el suficiente valor y asertividad para poder decir con total naturalidad a la persona a la que corresponde en cada caso, que necesitamos hacer horas extra, cuando sea necesario y voluntariamente queramos hacerlas, para que se retribuyan y coticen como es debido, sin faltar a la legalidad y al buen hacer de las personas honradas que formamos parte de esta entidad.
Por ultimo quería recordar una realidad que todos sabemos aunque a veces se nos olvida:
Estar más horas en la oficina, no nos hacen más eficientes.
Copio el enlace: https://www.excelsior.com.mx/opinion/yuriria-sierra/horas-nalga/1310625

 


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _